El mercado medieval de Córdoba, un evento muy esperado cada año.

El mercado medieval de Córdoba, comenzó como un pequeño mercado semanal que se celebraba junto al Alcázar fuera de las murallas de Córdoba. El mercado semanal creció hasta convertirse en un evento que duplicaba la feria local y se convirtió en una importante atracción turística. Uno de los acontecimientos más interesantes de esta feria es cuando los artesanos montan sus puestos para vender sus productos y los artistas actúan para el público. Este evento se ha convertido también en un festival cultural.

Los puestos de los artesanos imitan la arquitectura morisca. Los edificios tienen finos muros de estuco y delgadas columnas que sostienen arcos de estilo morisco. En el interior de los edificios, los comerciantes pliegan sus mercancías en mesas que se alinean en los puestos. Sus productos suelen ser artículos de cuero como zapatos, bolsos, carteras, cinturones y sombreros; cerámica, herramientas y metalistería. Uno de los artículos más interesantes es el «bandalero«, que es una faja que en un principio llevaban los hombres mozárabes como accesorio de su traje. En la actualidad, esta fina faja de seda se ha convertido en una tendencia de moda que hombres y mujeres llevan como cinturón. Otro elemento interesante son las marionetas españolas, que son un ejemplo del arte tradicional español.

Mercado Medieval en Córdoba

Para crear estas representaciones, se utilizaron muchas técnicas diferentes de fabricación de marionetas. Los títeres tradicionales tienen una cabeza articulada sobre una copa que se apoya en un palo. Los palos son movidos por titiriteros que se sitúan detrás del escenario y controlan la representación con hilos atados a sus dedos. Para que estas marionetas sean más reales, en España se utilizó una técnica conocida como marioneta de varilla. Esta técnica incluye varillas que conectan cada parte del cuerpo desde la base de los pies hasta la parte superior de la cabeza. Las varillas están unidas a un eje vertical que es accionado por hilos atados a la mano del titiritero que se mueven hacia arriba y hacia abajo o de lado a lado .

Un visitante del mercado medieval de Córdoba, España, encontrará muchos tipos de comida para comer. Uno de los platos más populares son las tapas, que son pequeños aperitivos que se sirven en los bares. Se sirven con las bebidas y se pueden comer durante un descanso entre bebidas. Algunos ejemplos de marisco que puede encontrar son el caviar español, los calamares a la plancha o fritos, el pescado a la plancha o la sopa de pescado. Por último, hay platos de queso acompañados de uvas, frutos secos y aceitunas que también son muy sabrosos.

Durante el mercado medieval, muchas personas se disfrazan de personajes de la época medieval. Tanto los adultos como los niños disfrutan vistiéndose con ropa de estilo renacentista o incluso con la ropa tradicional española del renacimiento . Las mujeres pueden llevar vestidos a media pantorrilla con una camisa de manga larga. Los hombres pueden llevar pantalones con tirantes, camisas de manga larga, chalecos ajustados y botas. Los niños llevarán el mismo tipo de ropa que los adultos, pero puede ser demasiado grande para ellos.

El mercado medieval de Córdoba, en España, es un gran lugar para visitar para los amantes del arte y la cultura. La arquitectura de los edificios que albergan los puestos de los mercaderes imita la arquitectura morisca, lo que resulta interesante de ver. Un atractivo adicional son las actuaciones de titiriteros de diferentes países como Croacia o México . Si quiere disfrazarse de aristócrata o de campesino, hay muchos trajes a mano y, si tiene hambre, le esperan tapas y platos de queso.

Entradas relacionadas